ALBACETE ABIERTO – Actualidad en Albacete ☝

Noticiero de Albacete y estatal

Albacete

Escuelas de Negocios, los espacios formativos que transforman carreras profesionales

Las escuelas de negocios son algunas de las instituciones más influyentes en la sociedad contemporánea. La educación que ofrecen establece los estándares sobre cómo los futuros líderes gestionan y dirigen organizaciones. Esta responsabilidad requiere conocimiento, discusión, desarrollo y enfrentar desafíos continuos.

En este artículo exploraremos cómo contribuyen las escuelas de negocios a moldear la conducta empresarial y transforman las carreras profesionales en el ámbito organizacional

¿Qué son las Escuelas de Negocios?

Las escuelas de negocios son centros privados de educación superior que otorgan títulos de diferentes tipos de formación especializada en áreas de la gestión empresarial como negocios internacionales, gestión, dirección financiera, marketing y ventas, operaciones, gestión de recursos humanos, comunicación, distribución, entre otros. Los títulos gozan de un alto nivel de reconocimiento y en función del centro se puede estudiar desde cursos, licenciaturas, grados o másteres, que permiten a los estudiantes trabajar en diferentes sectores económicos.

Por tanto, la formación en las escuelas de negocios está destinada principalmente a las personas con experiencia profesional ligados al sector empresarial que aspiran a realizar cambios profundos en el rumbo de su vida profesional. Desde graduados universitarios con pocos años de experiencia hasta demandantes de un nuevo empleo o incluso personas con un perfil senior y carrera profesional consolidada, forman el público objetivo de estos centros que imparten formación adaptada a las necesidades del mercado.

El éxito de las escuelas de negocios está basado en los resultados que consiguen los alumnos que acuden a estos centros. Las motivaciones son variadas, pero se resumen en los siguientes: búsqueda de consolidación de conocimientos y habilidades; desarrollo de nuevas aptitudes; iniciar un proyecto de transformación o reciclaje profesional en cualquier etapa de la vida profesional que les permita transformar sus carreras.

Las cifras demuestran el interés por la formación continua y de calidad que ofrecen las escuelas de negocios. Concretamente España acoge a más de 230.000 mil estudiantes españoles y casi 50.000 estudiantes extranjeros para estudiar másteres, motivados por aprender para lograr emprender un negocio o aplicar a altos cargos.

A menudo, la oferta formativa de una escuela de negocios se estructura en torno a programas insignia, como los Master Business Administration (MBA y Executive MBA), y amplían su catálogo formativo con otros cursos, grados, masters y programas de formación continua.

El surgimiento de las escuelas de negocios se remonta a principios del siglo XIX. Los países pioneros donde se establecieron por primera vez estos centros fueron en Francia y EE. UU, respectivamente. La escuela de negocios más antigua del mundo es ESCP (Ecole Supérieure de Commerce de Paris). Hoy, ESCP tiene sedes en Paris, Londres, Madrid, Turín y Berlín y su MBA está considerado como el segundo mejor del mundo.

Aunque existe una gran variedad de centros con diferencias y objetivos diversos, hay varias características comunes que aportan cierta homogeneidad a las Business School.

Características de las Escuelas de Negocios

Explican los responsables de organización del Executive MBA de la Escuela de Negocios Cámara de Valencia que una de las características comunes de las Business School más relevantes y con mayor impacto en las carreras profesionales  es “la selección de estudiantes para el ingreso en los programas está basada en criterios académicos, humanos y profesionales”. Prosiguen que “se intenta reclutar a excelentes candidatos y ofrecer la mejor diversidad posible, con el din de ofrecer una perspectiva amplia e interconectada sobre los problemas de las empresas“.

Las escuelas de negocios, también denominada escuelas de dirección son tan apreciadas por su poder para potenciar el aprendizaje con conocimientos actualizados y estratégicos para gestionar empresas, afrontar situaciones complejas y aprovechar las oportunidades para el desarrollo de los nuevos modelos de negocios. Existe una omnipresencia del mundo empresarial en los planes de formación y ofrecen prácticas e inmersiones profesionales planificadas en las diferentes etapas de la formación.

Además, la vida estudiantil es muy dinámica. La idea es que la formación elegida proporcione el desarrollo habilidades, competencias y aptitudes que generen un cambio positivo en lo personal, académico y profesional. Para ello, la formación se actualiza periódicamente evitando que se produzcan una brecha entre la teoría y la realidad sobre el terreno.

El interés que despiertan los ciclos formativos de las escuelas de negocios también está relacionado con su alta tasa de empleabilidad: el 80% de los estudiantes sin empleo encuentran trabajo dentro de los 2 meses posteriores a la finalización de un máster.

La metodología práctica se basa en el análisis de casos reales para la resolución de conflictos y liderar a escala nacional e internacional. Generalmente, los profesores son profesionales altamente cualificados, expertos en cada área, que brindan un acompañamiento integral y personalizado.

En el caso de la Escuela de Negocios Cámara de Valencia el equipo docente lo integran profesionales activos con amplia experiencia en la dirección de todo tipo de negocios. Consiguen excelentes resultados en sus laborales directivas y empresariales a través de estrategias que trasladan a los alumnos en las aulas. Afirman que “Si tuviéramos que definir el propósito del área de formación de Cámara Valencia sería este: la formación de profesionales con el fin de conseguir el talento que necesitan las empresas mediante una experiencia de aprendizaje integral e innovadora”.

Las condiciones de acceso pueden varíar de una escuela a otra. En la mayoría de los casos, implica aprobar una prueba y seguidamente una entrevista motivacional.

Las entrevistas individuales generalmente las realiza un miembro del equipo directivo del programa, y el objetivo es evaluar la motivación del candidato y asegurarse de que su proyecto profesional corresponde con el programa o MBA al que aspira acceder.

Cómo las Escuelas de Negocios transforman e impulsan las carreras profesionales

Hoy, aspirar a cargos en empresas lideres es un modo de asegurar el desarrollo profesional y la empleabilidad en el futuro. Pero ¿cómo impulsar o transformar una carrera profesional? Esto es precisamente la misión de una escuela de negocios: modelar la conducta empresarial con el fin de mejorar el perfil profesional y aumentar la calidad y cantidad de oportunidades laborales.

En la Escuela de Negocios Cámara de Valencia explican que “los estudiantes aprenden cómo se gestiona la estrategia de la empresa, cómo se dirigen las finanzas, cómo se dirige el marketing para una comercialización eficaz, cómo se hace la gestión de recursos humanos y también la gestión de las operaciones. El plan formativo está estructurado para desarrollar en los alumnos las capacidades de análisis, diagnóstico y toma de decisiones que llevan a la empresa a una situación mejor”.

En definitiva, las escuelas de negocios tratan de profesionalizar a los alumnos para que sean inmediatamente operativos y así, ahorrar a los reclutadores o empresas, una formación larga y costosa en un contexto económico debilitado con una recuperación tímida.

Independientemente de la trayectoria profesional, ampliar conocimientos empresariales en las escuelas de negocios es la clave para el crecimiento, actualizar competencias e impulsar la carrera profesional. Además, son una referencia en la formación de líderes empresariales del futuro por los numerosos beneficios personales y profesionales, que incluyen mayor confianza, responsabilidad en el trabajo y atención por parte de los empleadores.

La formación en una escuela de negocios para obtener MBA u otro título para avanzar en una carrera, conlleva asociado un rigor académico que puede ser intimidante. Además, los programas requieren un fuerte compromiso financiero y de tiempo de dedicación. Sin embargo, hay beneficios y razones convincentes por los que merece la pena estudiar en una escuela de negocios:

  • Red de contactos con profesionales y directivos (networking).
  • Estudio de casos reales para analizar y debatir sobre gestión empresarial.
  • Desarrollo de la habilidad de toma de decisiones con visión global.
  • Aprendizaje inmersivo, práctico y eficiente.
  • Desarrollo de habilidades específicas (negociación, comunicación) para tener éxito profesional.
  • Potencia el liderazgo y la competitividad.
  • Conocimientos empresariales actualizados.
  • Apuesta por la transformación empresarial a partir de las cualidades humanas, valores y actitudes para progresar profesional y personalmente.

LEAVE A RESPONSE

Your email address will not be published. Required fields are marked *